Con un vértigo incomparable, el film nos atrapa desde un principio. La trama es del estilo al cual nos tiene acostumbrado James Bond. Sin embargo, en esta oportunidad se trata de capturar una suma importante de dinero en un juego de poker. Tal vez se esperaba más acción y menos poker. Le pongo tres puntos porque realmente no me atrapó demasiado, aunque los quince primeros minutos hicieron pensar que se trataba de la película del año. ®®® <--tres