Quizás la madre de todas las batallas en cuanto operaciones en Latinoamérica se refiere realizada por los medios de comunicación haya sido el derrocamiento y asesinato de Allende en Chile, mediante la participación activa del periódico “El Mercurio” con  la intervención de la CIA. Mucho se ha escrito y revelado  a partir de informes desclasificados de los organismos secretos y de inteligencia estadounidenses al respecto, cómo para seguir regando con información conocida. Del mismo modo, los medios de comunicación argentinos como Clarín y La Nación fueron centrales a la hora de la otorgar  legitimidad a la dictadura militar instaurada a partir de 1976, y por ende, en la legitimación del terrorismo de estado.

No obstante, nos ocuparemos aquí de la operación realizada en Venezuela en 2002  ya que más cercana en el tiempo contiene algunos recursos y mecanismos que lamentablemente también se siguieron utilizando en los sucesivo . Este episodio resulta clave para comprender cómo funcionan las operaciones mediáticas, ya que todo el armado previo recayó sobre los medios de comunicación, es decir, fueron la arena del combate y del embuste. La participación de la prensa durante todo momento fue de tal importancia que el entonces Vicealmirante Héctor Ramírez Pérez, uno de los cabecillas de los insurrectos afirmaba en una elocuente revelación reporteado por una señal privada lo siguiente: -“Tenemos una gran arma, que son los medios de comunicación. El pueblo ya lo vio hoy. El ejército y las Fuerzas armadas hizo un disparo. Nuestras armas fueron los medios de comunicación”. Este “disparo” al que hace referencia el entrevistado, habrá costado casi dos decenas de vidas humanas.

La promulgación de 48 decretos-ley, el 12 de noviembre de 2001 reivindicando derechos del pueblo venezolano en los sectores agrario, pesquero y energético, entre otros, fue la señal de largada en los sectores reaccionarios para comenzar a iniciar una escalada conspirativa en pos de derrocar al Gobierno. El 11 de abril de 2002, la oposición política a Chávez ha organizado una marcha con intenciones de destituir al presidente que desviará su itinerario original hacia el palacio de Miraflores, en dónde partidarios bolivarianos se encontraban acampando dispuestos a defender la revolución. El periódico “El Nacional” sacó a la calle una edición extraordinaria con una tapa para nada sutil: “La batalla final será en Miraflores”.

Con este titular se anticipaba de manera irresponsable un desvió de la marcha de la oposición (concentrada a 11 km.) hacia el palacio de Miraflores, dónde se encontraban partidarios chavistas lo que provocaría un enfrentamiento y caos asegurado como prolegómeno de un golpe de estado programado. En el ínterin, diecinueve personas perderán la vida producto de las balas de francotiradores. Mientras la prensa gráfica reforzaba el clima destituyente, las cadenas privadas de televisión ponían todas las cartas sobre la mesa, aún los ases en la manga… “Días atrás, asfixiado por el cerco informativo de los medios privados, y con los estatales en evidente desventaja, el gobierno apeló a una medida desesperada. Usó la potestad del Presidente para encadenar a la radio y TV para ordenar la trasmisión de sucesivas micro-cadenas, en intervalos de apenas minutos entre una y otra, que mostraban normalidad en las calles y declaraciones de apoyo al Presidente. Estas contrastaban con las imágenes y declaraciones que venían difundiendo los medios privados. Era la primera vez que se utilizaba esa potestad para trasmitir mensajes distintos a las alocuciones presidenciales. La orden terminó de desquiciar el clima mediático. Los canales dividieron sus pantallas en dos recuadros. En uno, las imágenes ordenadas por el gobierno, en otro , violencia y/o movilizaciones de oposición. Jugaban a ver quién podía más.”(Villegas Poljak,2012).

En medio de una lluvia de balas dirigidas por francotiradores hacia la multitud de manera indiscriminada (bolivarianos y opositores), el presidente Chávez sale en cadena nacional a tratar de calmar las aguas, desmentir rumores de estar preso y de su renuncia. La señal televisiva fue objeto de sabotaje. La emisora estatal estaba intervenida por sectores opositores, y el anuncio de la suspensión de las señales privadas de RCTV, VENEVISION y TELEVEN llegó por medio de la alocución presidencial.   Como recurso para contrarrestar las cadenas oficiales (luego boicoteadas) ordenadas por el presidente en dónde se intentaba generar un clima de orden y estabilidad, las cadenas partieron la imagen y junto al presidente Chávez mostraban enfrentamientos y se referían a francotiradores del gobierno (luego se demostró que era falso).

Partir la imagen de una alocución presidencial significaba en la práctica desautorizar de manera “elocuente” la palabra del primer mandatario. Se habilita una segunda lectura contraria, sin mediaciones, justo en el momento de mayor virulencia y exaltación de los partidarios opositores al gobierno. La jornada se clausuró con 19 muertos, y cientos de heridos. Todos eran mostrados como víctimas de una supuesta “emboscada chavista”. La oposición acusa a Chávez de ordenar que se disparase contra la multitud, mientras una leyenda (zócalo) del grupo Cisneros directamente invitaba a la rebelión con la frase “ni un paso atrás”, (consigna propia de las madres de plaza de mayo), que permanecía junto a las imágenes distorsionadas de los supuestos tiradores “del gobierno”. 

Durante la madrugada del 12 de abril, un sector de militares secuestra al presidente. Luego, el jefe de la patronal, Pedro Carmona, asume el poder al margen de toda medida constitucional, derogando la Constitución, todas las leyes recién aprobadas, y disolviendo el Tribunal Supremo de Justicia y la Asamblea Nacional. Ese día, “El Nacional” titulará “Los muertos de HUGO”, aunque en la zona de Puente Llaguno, haya perecido al menos ocho partidarios chavistas. El documental  “Puente Llaguno, claves de una Masacre “  muestra la intervención de la cadena privada TELEVEN del grupo Cisneros en la legitimación del golpe de estado a nivel mundial. Se mostraban imágenes de partidarios de Chávez disparando supuestamente hacia la multitud desde puente Llaguno, atribuyéndoles los muertos, cuando en realidad el ángulo de la cámara no permitía visualizar que era un enfrentamiento con un carro de la policía metropolitana y la avenida estaba vacía. Estas imágenes recorrieron el mundo entero y fueron recortadas para legitimar el golpe. Se demostró que los disparos desde el puente se efectuaron mucho después de las muertes ocurridas y además no se respondía a órdenes presidenciales, como se quiso hacer creer a nivel mundial.

El corralito informativo no permitía “observar” que en realidad  los tiros fulminantes se dirigían “hacia” el puente, y que en realidad, los francotiradores que provocaron las muertes provenían de edificios y de la propia policía. Tras las primeras horas de secuestro, los venezolanos partidarios de Hugo Chávez, una mayoría, como reflejaban las siete convocatorias electorales ganadas en los últimos años, comenzaron a movilizarse para exigir su vuelta al poder. Al mismo tiempo, sectores militares comienzan a comprender que han sido engañados e intentan volver a la institucionalidad constitucional, conscientes de que lo que ha ocurrido es un golpe de estado disfrazado de movimiento ciudadano. El 13 de abril Chávez fue restituido y delegó en los tribunales de justicia e proceso de los correspondientes delitos.” (Serrano, 2009)  

El siguiente cuadro no pretende ser exhaustivo, ya que los episodios que tuvieron como eje central la manipulación de la información fueron innumerables. Se consignan aquí solamente aquellos que por su importancia, tal vez, fueron la antesala y el escenario del golpe de estado.


Tipo de medio
Medio
Fecha
contenido / recurso
Comentario
Periódico  
El Nacional
12/04/2002
editorial "Los muertos de Hugo", Los asesinos fueron muertos por el cobarde
Todos los muertos eran mostrados como de la oposición, aunque en realidad, casi una decena eran partidarios del gobierno
Periódico vespertino
Tal Cual
12/04/2002
"Chao, Hugo"
Se hace referencia a obviar los mecanismos constitucionales de sucesión presidencial.
Periódicos
Ultimas noticias y El Nacional
13/04/2002
"Plenos poderes asumidos por el presidente Carmona"
Llaman a Carmona "presidente" y se refieren a los plenos poderes asumidos por él, de acuerdo a su propio discurso
La mayoría de los medios privados
12 Y 13 DE ABRIL
Censura sobre lo que estaba ocurriendo y la prohibición de sacar al aire a partidarios chavistas.



Tipo de medio
Medio
Fecha
contenido / recurso
Comentario
Periódico
EL nacional
11/04/2002
"La batalla final será en Miraflores" (en tapa)
Se anticipaba de manera irresponsable un desvió de la marcha de la oposición (concentrada a 11 km.) hacia el palacio de Miraflores, dónde se encontraban partidarios chavistas lo que provocaría un enfrentamiento y caos asegurado como prolegómeno de un golpe de estado.
TV
Venevisión, RCTV y TELEVEN
11/04/2002 y días anteriores
división de pantalla durante la cadena nacional
Como recurso para contrarrestar las cadenas oficiales (luego boicoteadas) ordenadas por el presidente en dónde se intentaba generar un clima de orden y estabilidad, las cadenas partieron la imagen y junto al presidente Chávez mostraban enfrentamientos y se referían a francotiradores del gobierno (luego se demostró que era falso)
TV
Venevisión
11/04/2002
zócalo ( cintillo o videograph)
las imágenes emitidas por el grupo Cisneros contenían una arenga muy elocuente para los partidarios de la oposición y del golpe inminente: "ni un paso atrás"
TV
Venevisión
11/04/2002
Noticiero
Se mostraban imágenes de partidarios de Chávez disparando supuestamente hacia la multitud desde puente Llaguno, atribuyéndoles los muertos, cuando en realidad el ángulo de la cámara no permitía visualizar que era un enfrentamiento con un carro de la policía metropolitana y la avenida estaba vacía. Estas imágenes recorrieron el mundo entero y fueron recortadas para legitimar el golpe. Se demostró que los disparos desde el puente se efectuaron mucho después de las muertes ocurridas y además no se respondía a órdenes presidenciales, como se quiso hacer creer a nivel mundial.