Si uno se acerca al fin de forma casual, podría parecer uno más de corte yanquistoide y armamentista. Hay que darle tiempo al director y al guionista para hacerle el entre al público vernáculo y poder estrenar (no sin polémicas) esta película. Se trata de la historia de un soldado que vuelve de Irak y desaparece en las primeras semanas sospechosamente. A partir de allí, su padre (interpretado por Tommy Lee Jones) comienza su búsqueda. Es muy interesante el relato, que de menor a mayor va contando las atrocidades de la guerra de IRAK. Es una muy buena película para ver y reflexionar. Tiene intriga, suspenso y un mensaje muy claro, mirado desde adentro. (3/5)