Ray y Ben son dos asesinos a sueldo que son enviados a Brujas luego de su última misión. Todo el film transcurre en la tranquila Brujas, con una fotografía imperdible. Solo por ello, vale la pena ver esta película, más allá del guión que es un poco flojo y predecible. Es una comedia con algo de acción y suspenso, como para condimentar un viaje inolvidable del espectador a esta ciudad maravillosa. Tres sobre cinco (3 / 5).