Con una inevitable sorna y evidente mal gusto, el peor matutino de la argentina publica en la tapa de la edición electrónica lo siguiente:




Queda claro que los que publican esto no tienen límites, ni siquiera el respeto al que cualquier ser humano que no puede responder se merece. Esta auténtica burla demuestra una vez más el tipo de gente que está detrás de estos pasquines que no responden a ningún tipo de ética mínima, ni siquiera la que les permite seguir explotando su condición de dominio hegemónico del mercado de las noticias.Destilan un odio visceral que no se calma ni siquiera con la desaparición física de nuestro líder...GORILAS, VENCEREMOS!