Ya en un post anterior comentábamos el génesis de la operación desánimo. La obra maestra del desencanto y la verdadera manipulación estaba consumada. Ahora suben la apuesta y tratan de generar miedo en la población para boicotear el censo. Escupen al cielo. “El censo del miedo”, es la nueva frase irresponsable que han lanzado desde la “prensa independiente”.  La apelación al miedo es el dato viejo, recreado en el hecho nuevo. La intención es transparente: evitar un nuevo “efecto bicentenario” para cuando se conozcan los primeros resultados. Comparativamente hablando, es probable que el contraste con los datos del 2001 sea tan abrumador que por sí mismo pueda dar lugar a lecturas fundadas en datos cuantitativos que puedan correr la agenda de donde les conviene. Ya vamos imaginando los primeros datos publicados en el matutino Clarín del año que viene: “ Según el Indec, los hogares con necesidades básicas insatisfechas se han reducido casi a cero.”  Y así. En un año electoral, la oposición mediática no podría permitirse ni un paso atrás, como sería el caso simplemente de la difusión de los datos reales, de la situación actual. Flaco favor le hacen a la nación. Les chupa un gobelín y medio. No les importa lo que se lleven puesto para favorecer sus intereses. Esta apelación al miedo al censo es la más elocuente canallada del monopolio opositor.   Si. Es una canallada.  La agenda del miedo es la que más le garpa, en este caso, como una burda y oscura treta para que no se destape el velo que encubre parte de la realidad social. A estar atentos, porque esta muestra de impunidad mediática implica que no se van ahorrar ningún recurso para seguir haciendo su negocio: Mentir, golpear, oprimir y hasta llevarse puesto al sistema democrático. Este no es un problema de libertad de expresión solamente. Es un problema de democracia. Si queremos más democracia, esta canallada no debería quedar en el tintero. Además queremos más y mejores datos para poder seguir transformando la realidad.O querrán que saquemos los datos del periódico?