Estamos lamentablemente acostumbrados a que ante cualquier hecho de violencia familiar, los allegados del damnificado salgan a pedir pena de muerte y justicia por mano propia.
Wanda Taddei es la esposa recientemente fallecida del baterista de callejeros. Su padre, salió hoy a hacer declaraciones a la prensa oral, escrita y televisiva. En un ejemplo de cordura, honestidad, valentía y sobre todo de respeto por los demás, dijo claramente que había que esperar a que la justicia investigue. En relación a la pareja, contó intimidades que lejos de intentar pintar un panorama feliz ante los medios, reveleraron los constantes problemas de violencia familiar que padecían. Incluso llegó a comentar que probablemente su propia hija, sufriera algún tipo de trastorno mental. Calificó al fallecimiento como "esperable", debido a los constantes malos tratos entre ellos, al tiempo que en ningún momento incriminó a su propio yerno. Por el contrario, lo describió como víctima al tener que llevar "la vida que llevaba" (en referencia a la muerte de su madre en Cromagnon y ahora la muerte de su esposa). Les recomiendo escuchar la entrevista completa, que trasmitieron hoy 23 de febrero de 2010 los principales canales de tv, entre ellos crónica tv, que es reveladora en varios aspectos:

-la incapacidad de los tribunales de familia, y de la justicia penal también para prevenir, interviniendo ex-ante y no ex-post sobre todo cuando hay denuncias previas.

-cuando los medios de comunicación buscan la declaración explosiva y solo encuentran a una persona en sus cabales, fuerzan a que la noticia "les sirva" (ver los recortes que son absolutamente diferentes del contenido real de la entrevista).

-Cuando un damnificado de un hecho de violencia hace declaraciones a la prensa, debe tener en claro la división de la esfera privada a la pública. Creo que esto es algo para tener en cuenta. Todos somos ciudadanos "públicos" y posibles damnificados en cualquier momento. En este sentido, la trasmisión de los medios es trasmisión de sentido. Si uno trasmite odio, el odio trasmitido cunde en el otro, y no sirve para mucho, creo que es contraproducente. El odio, aunque parezca algo obvio, se transforma en una mercancía. La ira individual trasmitida en cadena, es una ira diferente. Está cosificada. Es ira-cosa-mercancía para los medios.Y eso nos da un lugar de responsabilidad social a todos. Si uno trasmite fé en la justicia, aunque no estemos del todo seguros que sea ciega, sorda y muda, eso se trasmite y a veces, puede dar un resultado mejor. Lo contrario es lo de todos los días. La clave es que un micrófono es un puente hacia los demás. De todos modos es fácil decirlo cuando la víctima es de otro. Reconozco eso. No quita que uno pueda comentar la valentía de este verdadero ejemplo. Tal vez, con muchos padres como el de Wanda Taddei, eliminemos de una vez por todas la posibilidad de que existan programas como policías en acción que refuerzan la idea de que vivimos en una jungla de todos contra todos, sobre todo si se vive en un barrio pobre y se tienen muchos problemas familiares. Hoy, así como todos somos un poco cromagnon, también me gustaría que seamos como este hombre, un verdadero ejemplo de los que no cunden.

Paralelamente mientras escribía este post, me enteré del nieto recuperado 101 que es otro de los ejemplos de firmeza, valentía y persistencia. Fuerza Abuelas y a seguir...