Estaba mirando medio distraído TN mientras hacía otra cosa. De golpe, todas las palabras del relato de un locutor me parecieron extrañas. Tan solo me quedó flotando una sola: OTRO, OTRO, OTRO…OTRO choque múltiple, OTRO asesinato de policías, OTRO aumento, OTRO escándalo de Moreno. El problema de la fragmentación del relato televisivo o radial es que uno no se pasa escuchando las 24hs., y por lo tanto, no puede confirmar una línea de continuidad. Cuando un zócalo o noticia contiene la palabra “OTRO” hace referencia a una repetición que uno no puede corroborar por dos motivos: se puede tratar de una repetición o de una continuidad ficticia. La palabra OTRO hace suponer que la cadena es interminable, aún si se tratara de la primera repetición de un evento, o hecho delictivo.
La palabra OTRO debería extinguirse del relato periodístico, si es que no tiene una explicación inmediata.
La palabra OTRO ayuda a abonar e instalar nociones ficticias de la realidad social, aún a profundizar los problemas.
Los psicoanalistas tienen una metodología para escuchar a los pacientes que se denomina “atención flotante”. Consiste brevemente en la regla técnica según la cual el analista debe escuchar al paciente sin privilegiar ningún elemento del discurso de este último y dejando obrar su propia actividad inconciente y sonsacar de los contextos armados por el paciente, las ideas centrales que no necesariamente fueron emitidas de manera conciente.   
Les propongo hacer el ejercicio de contar la palabra “OTRO” en los resúmenes de noticias. Yo conté hasta 15 en cinco minutos, lo que da un promedio de 3 por minuto.
click aquí para comprobarlo -->OTRO en las noticias