Yuppie se pronuncia IUPI y se dice yu-pi. Redrado se pronuncia re-dra-do y se dice ADIOS!

En los '80 y los '90 YUPPIE era una abreviación de Young Urban Professional (Jóven Urbano Profesional).
Era un denominativo para los jóvenes "exitosos" del modelo de ascenso vertiginoso relacionadas con las finanzas y los negocios especulativos empresariales (al menos así se utilizó la palabra en nuestro país).
Y en qué consistía este "éxito"?. El ser yuppie en principio era una cuestión de estética y moda, pero también una asimilación y buen juego de las reglas del neoliberalismo. Es decir, el ser exitosos cuando el mercado tiene un libre juego de oferta y demanda y el estado en realidad es el garante de este juego (por acción o inacción).

De alguna manera, ser yuppie o que alguien haya sido tildado de yuppie significaba en su momento el logro, la conquista de un mote equivalente al de "mejor jugador del juego del neoliberalismo". El Golden BOY Martín Redrado era la expresión más acabada de este juego de conocer como nadie esas reglas. Pero ese conocimiento experto, por supuesto, se utiliza en beneficio propio y muy poco o nada en beneficio de los demás. Era de esperar, por cierto, que al ver amenazadas sus aspiraciones personales de seguir encumbrado en un lugar de poder como es el de presidente-del-banco- que fija las reglas de juego, haya elegido saltar la cerca.

Y tanto era de esperar que para aplicar una norma que tiene el peso de una ley, haya generado semejante disparate mediático como el de decir que existe una "Grave situación institucional".

Detrás de cada ex-yuppie hay un potencial ministro de economía que no hay que nombrar jamás o un posible asesor de gobierno al cual nunca hay que pedirle consejos, porque siempre, pero siempre se va a dar vuelta porque su régimen es a base de tortilla de zapallo light, y la cocinan a donde calienta el SOL.