III

EL ESTADO

"Los grupos federados que constituyen la Comunidad no sólo están destinados a coexistir, sino también a colaborar, en el sentido preciso de la palabra, como los miembros de una familia. Tienen que desempeñar cada uno su papel particular en el seno del organismo social. Sus funciones respectivas son complementarias. No se puede concebir una armonización de tantas actividades diversas e interdependientes sin un orden jerárquico, que implica el mando. Es ésta la razón primordial por la cual toda Comunidad posee un órgano especializado en conducción política: el Estado."

Acá en este breve párrafo se condensa una diferencia muy importante con la concepción política liberal-clásica en donde el órgano especializado de mando es el gobierno. Lejos de presentarse al estado como burocrático es el que detenta el mando en pos de la armonía general. (estado, no gobierno) y conduce políticamente.

"A él corresponde dar a la multiplicidad necesaria de los grupos y federaciones la unidad sin la cual no habría sino el caos.Para conducir a la Comunidad, el Estado necesita conocerla, y no sólo en su realidad presente. No puede crear la historia sin saber de dónde vienen los elementos de que dispone, o sea sin aprehenderlos en su evolución. Para poder proyectar la intención histórica de la nación, el Estado debe interpretarla y, más aún, encarnarla.También debe dar a las fuerzas internas del cuerpo social la unidad y continuidad que no poseen espontáneamente. "

La idea central es que el estado debe encarnar la intención histórica, es decir, es el eje de la transformación. Pero no lo hace solo...

"De los grupos, asociaciones y comunidades intermedias surgen dinamismos que constituyen la “materia prima” de la duración comunitaria. Pero tales dinamismos tienden a desgastarse en antagonismos estériles que el Estado tiene que superar, haciendo que las fuerzas hostiles concurran a la afirmación nacional."

Aquí se incorpora una novedad para la época y que hoy aún sigue teniendo una vigencia insoslayable: la potencia de las asociaciones intermedias. La materia prima para la acción comunitaria está dada por estas asociaciones que hoy podríamos denominar ONG (organizaciones no gubernamentales) en la jerga profesional, además de las instituciones creadas ad-hoc (ex-profeso). Estas organizaciones son el medio (y no el fin) para lograr una continuidad en la acción comunitaria. El estado guía a estas instituciones para que puedan concurrir al mismo fin que es el de la afirmación (de la conciencia?) nacional.