La doctrina Justicialista es el punto de partida de la conceptualización teórica para comprender el pensamiento y los fundamentos del peronismo hoy.
Nos proponemos una lectura crítica y sociológica de sus párrafos, con el fin de redescubrir su vigencia y utilidad.

I - EL HOMBRE
"El ser humano nace de la familia, grupo social básico que constituyen sus padres y del cual recibe la vida y cuidados de toda naturaleza. Se desarrolla en el seno de una Comunidad más amplia que se constituyó a lo largo de los siglos y que le proporciona la herencia del pasado, sin la cual no se diferenciaría de la fiera: no sólo los bienes materiales, sino también y sobre todo sus caracteres biopsíquicos y la civilización y cultura de su tradición..."

El núcleo mínimo de la sociedad es la familia, que se desarrolla en el seno de una comunidad con historia, cultura y tradición. La primer consecuencia de este modo de teorizar la sociedad política radica en historizarla, y de ese modo el ser humano se diferencia de la fiera, es decir, la herencia del pasado como factor de humanización. Este párrafo es una referencia explícita a los relatos ahistóricos de los liberales, los marginalistas de la teoría económica, y hoy sumaríamos a los neo-liberales y posmodernos por poner solo algunos ejemplos.

"...De ahí que el hombre sea un animal social: depende de la sociedad que le da la vida y los medios de aprovecharla plenamente, conforme con su derecho natural de individuo.Tiene, por lo tanto, la obligación, no menos natural, de aportar a la Comunidad todo lo que es capaz de darle y, eventualmente, de sacrificarse por ella."

El animal social es un concepto que no niega al iusnaturalismo, pero incorpora en el contrato el sacrificio y todo aquello por lo cual brindarse a los otros, como dice la doctrina: a la comunidad.

"Sólo en el marco social el ser humano se realiza plenamente, mandando si tiene las cualidades requeridas, obedeciendo si lo necesita para afirmarse en grado máximo; pero nunca aceptando pasivamente la existencia. La Comunidad no es ningún rebaño: para progresar en toda la medida de lo posible, necesita que todos sus miembros, cada uno en el lugar que su capacidad le asigna, luchen constantemente. No se transforma la naturaleza con gozadores; no se vencen los obstáculos con cobardes. El heroísmo es la virtud primera del hombre. Vivir peligrosamente es vivir como ser humano; vivir tranquilamente es subsistir como vaca destinada al matadero. Los hombres Heroicos hacen los pueblos fuertes. Y sólo los pueblos fuertes hacen la historia."

Para realizarse plenamente, el animal social deberá luchar constantemente. La transformación de la naturaleza es el punto de partida de la humanización, con claras raíces hegelianas. Heroísmo y lucha, hacen los pueblos fuertes, que a su vez trascienden en la historia.