Curiosamente, en todos los medios se difunde mucho más los alcances (ramales, bancos, transporte, puntos de corte), que los motivos del paro. Los propios entrevistados sean Micheli, Moyano o Barrionuevo manifiestan argumentos relacionados con la asignación universal y el impuesto a las ganancias. Sin embargo, no se escuchan consignas relacionadas con la suba del salario mínimo. ¿Esto es casual? No. Los que paran, en su gran mayoría son los gremios con mejores salarios de la Argentina. Es decir, todos cuatriplican como mínimo el salario MÁS BAJO de un trabajador inicial de cualquier otra rama. En buena hora que sea así. Sin embargo, la presidenta en un discurso reciente manifestó que el impuesto a las ganancias será tema de negociación EL AÑO QUE VIENE, lo que significa en la práctica a lo sumo dos meses. ¿Es necesario entonces un paro nacional con piquetes para una negociación que se producirá en tan poco tiempo?. En realidad, la apuesta es a desgastar al gobierno, y esto queda más que claro. Por eso no se escuchan LOS VERDADEROS MOTIVOS DEL PARO.